Inicio de sesión

Preparando el aire acondicionado para el verano: cómo funciona y cuándo es necesario hacerle mantenimiento

Qué impacto tienen las altas temperaturas en el vehículo y el rol fundamental que juega un buen funcionamiento del sistema de climatización. Las fallas más frecuentes y qué hacer para solucionarlas.

La estación más calurosa del año está cada vez más cerca. Con la llegada del verano, las altas temperaturas hacen que el conductor tome ciertos recaudos como, por ejemplo, no dejar el vehículo al sol o asegurarse que el aire acondicionado funcione correctamente.

Según un estudio publicado en la revista Temperature, un auto estacionado al sol durante una hora y con una temperatura ambiente de 37 grados centígrados puede generar que el interior del vehículo alcance -y supere- los 46°. El tablero puede llegar a 70°, mientras que los asientos y el volante pueden rozar los 50°.

Datos similares se desprenden de un estudio elaborado por la Sociedad Española de Atención al Paciente Crítico (Seapc) y la empresa tecnológica enfocada en la seguridad vial infantil Rivekids, que incluso van un poco más lejos e indican que el interior de un auto puede llegar hasta los 50°. De allí la recomendación tan extendida de utilizar parasoles y de estacionar en lugares con sombra.

Por este motivo es que asegurarse del buen funcionamiento del aire acondicionado es importante para no sufrir un golpe de calor en una estación en la que las temperaturas superan -y a veces ampliamente- los 30°.

Para entender qué mantenimiento hay que hacerle al aire acondicionado del auto, primero es fundamental conocer cómo se compone internamente y su funcionamiento.

El sistema de aire acondicionado en un vehículo

The Universal Technical Institute, de los Estados Unidos, realiza en su blog una explicación detallada de cada una de las piezas que componen a esta parte fundamental del auto. “El sistema de aire acondicionado funciona manipulando el refrigerante entre un estado líquido y un estado gaseoso. A medida que el refrigerante cambia de estado, absorbe el calor y la humedad del vehículo, lo que permite que el sistema emita aire fresco y seco”, profundiza el instituto norteamericano.

Los sistemas de aire acondicionado de los automóviles tienen algunos componentes clave. A continuación se enumeran las partes principales y sus funciones:

➔ Compresor. Unidad de potencia del sistema que separa el lado de baja presión del lado de alta presión. Toma gas a baja presión y lo comprime en gas a alta temperatura / alta presión.

➔ Condensador. Reduce la temperatura del refrigerante mientras mantiene alta presión. El refrigerante cambia de estado gaseoso a estado líquido a medida que se enfría.

➔ Secadora. Elimina el agua del refrigerante con un desecante (agente secante).

➔ Dispositivo de medición. Reduce la presión del refrigerante, lo cual reduce rápidamente la temperatura del refrigerante.

➔ Evaporador. El refrigerante vuelve a su estado gaseoso en el evaporador, provocando un efecto de enfriamiento.

Al tratarse de un circuito cerrado, no debería haber fugas y tampoco haría falta recargarlo. Sin embargo, las vibraciones continuas, cambios de temperaturas, y golpes a los que está expuesto el vehículo hacen que, con el tiempo, se generen pequeñas fugas de gas.

¿Cada cuánto es necesario recargar el aire acondicionado?

Según el sitio especializado NeoMotor, lo ideal es hacerlo cada dos años. A su vez, indican que, si necesitamos hacerlo cada verano, es porque el sistema tiene una falla.

¿Qué fallas puede tener el aire acondicionado y cómo solucionarlas?

The Universal Technical Institute advierte que una fuga del sistema no solo impedirá el funcionamiento adecuado, sino que también puede dañar el compresor. “El compresor puede sobrecalentarse y dañarse si intenta funcionar con muy poco refrigerante en el sistema. Los compresores generalmente no se pueden reparar y son un artículo costoso de reemplazar, advierten desde el instituto.

Por su parte, desde NeoMotor remarcan que si el auto no es capaz de enfriar correctamente el habitáculo, también se puede deber a que el filtro se encuentre dañado u obstruido por un exceso de suciedad o que exista un problema eléctrico en el sistema.

“Cualquiera de ellos, incluyendo la falta de gas, se puede detectar de forma sencilla para saber que tenemos un problema en nuestro aire acondicionado. Los principales síntomas son: un menor nivel de enfriamiento, un desagradable olor a humedad al encenderlo, o que no es capaz de desempañar los cristales rápidamente”, profundizan desde el sitio.

¿Qué controles preventivos pueden hacerse para evitar fallas?

Darle mantenimiento al equipo de aire acondicionado es asegurarse de las óptimas condiciones del sistema y, de esta manera, minimizar fallas más costosas para el usuario en el futuro. El sitio especializado MotorPasión sugiere los siguientes controles de rutina:

➔ La limpieza del evaporador

➔ Cambio del filtro secador

➔ Reemplazo de la válvula de expansión (controla el flujo de refrigerante hacia el evaporador

➔ Hacer un vacío al sistema que debe durar por lo menos 40 minutos

➔ Agregar aceite al compresor

➔ Cargarlo con su respectivo refrigerante

Ahora que ya conocés cómo es el sistema de aire acondicionado y cuáles pueden ser las razones de su mal funcionamiento, te invitamos a revisar el estado del tuyo. No sólo se trata de tener un vehículo en buen estado de conservación, el aire acondicionado también permite disfrutar de viajes más relajados e incluso evitar golpes de calor que puedan afectar a tu salud.