Inicio de sesión

Cómo viajar con animales de forma segura

Cuáles son las recomendaciones a la hora de trasladarse con una mascota (perro o gato) a la ruta, según Seguridad Vial y los expertos en el tema

Planificar un viaje y pensar en cómo trasladar una mascota suele traer más de un dolor de cabeza, además de ser algo tedioso. Sobre todo, si es un trayecto largo o hay que salir del país. Las preguntas que se desprenden en este tipo de situaciones son: ¿Cuál es la forma más segura de hacerlo? ¿Está permitido? ¿Debo realizar algún trámite? ¿En dónde?

En un sondeo del Observatorio Vial de Cecaitra (Cámara que nuclea a los productores de software vial en la Argentina) donde se indagó sobre la forma correcta de transportar mascotas, el 44% respondió que debían hacerlo con arnés y correa; un 23% dijo que se debía realizar en una jaula sujetada al asiento; un 17% indicó que no está permitido trasladar mascotas en los vehículos; y un 8% admitió que pueden viajar sueltos. Esto marca que aún no hay un conocimiento pleno por parte de la población sobre cómo hacerlo.

Facundo Jaime, vocero de CECIATRA, destacó que “según el lugar donde se viva, la normativa varía, pero todas expresan que nunca las mascotas pueden viajar sueltas dentro del vehículo, ya que representa un alto grado de peligrosidad”. En provincia de Buenos Aires la ley de tránsito establece que “ningún conductor podrá llevar animales en el asiento delantero”, dejando en claro que “éstos deberán ser transportados en el asiento trasero y atados con correas de modo tal que no puedan saltar al asiento delantero”. Por su parte, la ley 2148 de tránsito de CABA también se expresa sobre el tema.

La legislación nacional de tránsito no reglamenta el traslado de las mascotas, sin embargo, prohíbe “transportar cualquier carga o elemento que perturbe la visibilidad, afecte peligrosamente las condiciones aerodinámicas del vehículo, oculte luces o indicadores o sobresalga de los límites permitidos”.

Dentro de las recomendaciones, la Agencia Nacional de Seguridad Vial aconseja llevar a las mascotas sujetas con arneses, en jaulas no caniles. Esto es para que no molesten al conductor y no sean un elemento de peligro en el interior del auto”. También advierte que llevar animales sueltos en un auto puede ser fatal: “Al igual que ocurre con los objetos sueltos, transportarlos sin la debida sujeción los convierte en una masa que multiplica su peso de manera exponencial, por el efecto de la velocidad”.

Un impacto a 60 km/h convierte a un objeto de 23 kilogramos en una masa de 1.400 kilogramos.

En una misma línea, la empresa Global Traveling Pets, que se especializa en el transporte de mascotas a nivel nacional e internacional por carga aérea y terrestre, reafirmó en diálogo con AXION En Movimiento que bajo ningún punto de vista las mascotas pueden viajar sueltas, y agregó que “para cada mascota existe un canil especial, con fin de que puedan viajar sin ningún problema”. Luego, subrayó que es fundamental que estén hidratados, sobre todo cuando las distancias son largas, y que al momento de subirse al transporte estén en ayuno. “De esta manera van a evitar que el animal se maree, vomite o haga sus necesidades”, deslizó.

Otras recomendaciones útiles

En caso de viajar en auto y detenerse en medio del camino, hay que evitar dejar a la mascota dentro del auto. Primero, porque pueden alterarse y, en segundo lugar, porque es una buena oportunidad para darles un poco de agua. También es importante llevar una correa para pasearlos y comida por si el trayecto es muy largo.

Si bien hay un porcentaje muy pequeño de animales que necesitan un sedante para viajar tranquilos, es importante que los dueños sepan que hacerlo puede producirles cuadros de hipotensión. Por lo cual se recomienda no medicar a la mascota sin antes hablar con su médico veterinario.

Viajes al exterior

Por otro lado, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) advierte que quienes viajen al exterior con mascotas por vía acuática, aérea o terrestre, deben presentar a las autoridades sanitarias de destino el certificado veterinario internacional que acredite su sanidad. Este certificado es expedido por el Senasa y es un requisito para que las autoridades del país de destino autoricen el ingreso del animal.

“Los profesionales veterinarios privados que deban administrar vacunas antirrábicas en perros y gatos que serán enviados al exterior, tendrán que verificar que los animales cuenten con la aprobación de la Dirección de Laboratorios y Control Técnico (Dilacot) del Senasa”, describen

De la misma forma, quienes ingresen al país con mascotas deben presentar ante el organismo sanitario nacional el certificado correspondiente expedido por la autoridad sanitaria del país de origen del animal.